#DIGNIDADLABORAL| TRABAJAN HASTA 24 HORAS SEGUIDAS Y NO SON RECONOCIDOS POR EL CÓDIGO SANITARIO: LA REALIDAD DE LOS TENS EN CHILE

Los paramédicos constituyen la primera línea de la salud y no sólo en contexto de pandemia sino desde siempre. Son variados y diferentes los roles que desempeñan en los distintos ámbitos y a pesar de esto al 95% no les reconocen sus estudios universitarios, por eso desde hace 20 años luchan por su dignidad laboral.

Junto a decenas de contagiados, transpirando con abultadas ropas, un elástico que les genera dolor de cabeza, cuello, necesidad de rascarse sin poder, y cansancio. Así trabajan quienes hoy visten en centros de salud muy parecidos a un astronauta, los Técnicos en Enfermería Nivel Superior (TENS), frente a la pandemia más importante de los últimos años. “Me tocó estar con la meningitis, con la porcina, pero nunca vi algo así” expresa Pablo Salinas, tens hace más de una década y miembro de la Confederación Nacional de trabajadores de Salud (Confusam) y otras organizaciones en Quilicura (Santiago).

El problema más importante que tienen es que no les reconocen su título, afirma Salinas. “No nos reconocen como tens, nos contratan como paramédicos o auxiliares de enfermería (que estudian menos horas y les pagan de acuerdo a ello)añade Debora, una mujer de 28 años que actualmente se desempeña en la Unidad de Paciente Crítico (UPC) de Covid. Trabajó de día y estudió de noche para poder pagar su carrera mientras recibía a la vez una beca de estudios. Empeñada en trabajar en el área de UPC demoró 6 meses en insertarse y hoy forma parte la primera línea de la salud.

“Las jornadas son bastante extenuantes, puedes pasar de largo 24 horas seguidas (en pandemia) y luego tienes 3 días libres” y añade: “el sueldo no es digno”.

Debora prefiere no usar su apellido ya que administra una cuenta con relatos, experiencias y opiniones sobre su ejercicio como tens.

Para entender el origen de lxs tens hay que remontarse a mediados del siglo XX. Mientras las pestes y enfermedades ocasionaban muertes por simples resfríos nacieron grupos de voluntarios que asistían a lxs enfermxs en apoyo de lxs medicxs, “con el tiempo empezó la profesionalización y los estudios formales” aclara Salinas, así nacieron lxs tens. Pasados los años se les exigió 850 horas de estudio para poder ejercer, luego en los años 90’ aumentaron a las dos mil horas y en la actualidad se requieren dos mil 500 horas.

Empero, a pesar de la ampliación de las horas de estudio, lxs tens siguieron considerados auxiliares: “el Ministerio de Salud (Minsal) nos exige tener esas dos mil 500 horas de estudio y estar inscritos en la Superintendencia de Salud pero nos contratan como auxiliares paramédicos”. Además no están reconocidos por el Código Sanitario, encargado de normar legalmente el fomento, protección y recuperación de la salud.

Pablo Salinas (en la foto) además es parte de Confusam Jóvenes, dirigente de base en la comuna de Quilicura y participa de uno de los Colegios Paramédicos.

¿Qué implicancia tiene esto sobre el ejercicio? Por un lado no tienen “roles definidos y delimitados” asevera el dirigente de la CONFUSAM, realizan tareas desde ámbitos administrativos hasta de higiene y confort. Por otro lado de los 180 mil tens (aproximadamente) que ejercen en el país “el 95% no están reconocidos como tens y por ello les pagan como auxiliares” expresa Salinas.

En 2018 la Subsecretaria de Salud Paula Daza dialogó con una mesa de trabajo para llevar a cabo un proyecto de ley con el fin de dignificar la profesión “y quedó todo ahí” expone salinas. El plan era incluir a lxs tens en el Código Sanitario y nunca sucedió. Durante los primeros días de julio de este año el diputado Jaime Naranjo (Partido Socialista), junto a otrxs diputadxs, presentó un proyecto similar respaldado por 131 votos que reconocen la importancia del rol tens, puesta al descubierto con la situación de pandemia.

Los sueldos oscilan entre los 300 y los 850 mil pesos, dice el dirigente de la Confusam, se rigen por 15 niveles y dependen “del lugar de trabajo, los años de servicio, bonos, las asignaciones de riesgo, en la atención primaria depende de las municipalidades, entre otras variables”. Y la remuneración base es paupérrima, de allí que las horas extras son fundamentales: “si nos ofrecen turnos extra nos quedamos pues si nos las sacan el sueldo es muy bajo”. Además, aunque predominan los sueldos bajos, “hay bastante diferencia” entre trabajadores.

Por ejemplo un tens que trabaja en una minera suele tener un sueldo por sobre los 700 mil pesos en cambio uno de hospital por debajo de los 450 mil pesos. El caso de los trabajadores rurales es particular: “en algunas zonas rurales un tens queda a cargo de la salud de todos los que viven en ese territorio porque con eso el Estado se ahorra pagarle  a un médico” asume Salinas y reflexiona: “ahí él ejerce tareas que van desde lo administrativo hasta lo médico, hace cosas para las cuales no siempre se está preparado y la gente lo busca en sus casas incluso fuera de turno”.

Esto última es una consecuencia de no estar en el código sanitario. El tens es un verdadero pulpo “preparado para todo” dice Salinas. Por eso en este contexto con mayor ímpetu, pero desde hace más de 20 años, lxs tens organizados y agrupados en varios colegios como el Colegio Nacional de Técnicos en Enfermería de Nivel Superior (CONATENS), luchan por ser parte del Código Sanitario con el fin de hacer reconocer sus estudios, mejorar sus sueldos y delimitar su rol.  


En este video la Federación de Técnicos de Técnicos en Enfermería Aconcagua explica la necesidad de estar insertos en el Código Sanitario

Al respecto, el presidente del Colegio Nacional de Paramédicos y Tens de Chile (Viña del Mar), Gonzalo Villarroel, aporta además una visión centrada en el propio tens y establece: “el único rol que tiene el técnico es realizar técnicas superiores más complejas”. Apela además que el título lo establece y que el tens “es el primero que tiene que reconocer esto”.

En definitiva, lxs tens están a la espera de que, tal como dicta la resolución 1184 ingresada el 6 de agosto pasado por la Cámara de Diputados, el presidente Sebastián Piñera envíe al Congreso Nacional un proyecto que incorpore a lxs tens al Código Sanitario y al mismo tiempo entregue al Ministerio de Salud la facultad de incorporar las demás profesiones de la salud que no son parte del. Quizá este sea el primer paso para avanzar hacia la dignificación de más de 180 mil trabajadores que hoy enfrentan a la pandemia más compleja en la primera línea de la salud.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

Crea tu página web en WordPress.com
Empieza ahora
A %d blogueros les gusta esto: